• Instagram

LAS REJAS SON LOS HUECOS QUE DEJAN VER.  Solo Show. 2020. 

Las Rejas son los huecos que dejan ver
MAR, Museo de las Artes de Rionegro. Col.

2020

En 2020 Pablo Gómez Uribe fue invitado[b] a realizar un proyecto para el Museo de Artes de Rionegro, MAR, uno de los espacios centrales del proyecto de renovación de la plaza principal del municipio.  Una intervención urbanística alineada con las formas de construcción de espacio público/comercial de la arquitectura contemporánea para grandes ciudades, que responde a la transformación de la vocación rural del oriente antioqueño hacia una más industrial y comercial. Este proceso inició con la creación del aeropuerto internacional José María Córdoba y la declaración de la zona franca de Rionegro entre mediados de los 80 e inicios de los 90, y se ha acelerado los últimos años con el crecimiento exponencial de la zona franca y la construcción de mega-infraestructuras viales. Las nuevas lógicas de urbanización, acentuadas por la migración de la ciudad al campo derivada de la pandemia de COVID19, han afectado drásticamente las formas de vida campesinas con una valoración de la tierra  inédita que ha convirtiéndo la zona en el lugar donde se concentran el metro cuadrado de tierra más costoso en todo el departamento.  
Esta transformación urbanística y social fue el detonante de Las Rejas son los huecos que dejan ver. Tras un recorrido por varios espacios del pueblo, Gómez Uribe se topó con uno de los residuos/testigos del fenómeno: cientos de rejas desechadas de construcciones demolidas. La instalación de gran formato dispone en el espacio esas rejas/testigos de la renovación urbana, del paso del tiempo y estilos. A ellas se contrapone una suerte de vitrina o sala de ventas que alude a las prácticas inmobiliarias que están transformando el territorio. Este proyecto se tensiona dos formas de habitar: una de lógicas campesinas o barriales, de casas con poca altura y vecindad que lentamente han sido desplazadas por cercas vivas de Eugenios y mallas sintéticas de Saran, de condominios y fincas de descanso y lujo.  La reja, como límite físico entre lo privado y lo público, y su transformación deja ver el cambio de propietarios de la tierra, así como de los usos de la misma.